Segovia y su acueducto

En el año 1.985 fueron incluidos en la lista del Patrimonio Mundial un soberbio acuadeuducto romano y la vieja cuidad castellana de Segovia, con sus estrechas calles y sus plazas, con sus casi veinte iglesias románicas y sus palacios renacentistas. Un conjunto urbano extraordinariamente bien conservado, dominado por dos grandiosos edificios, la catedral gótica y el Alcázar.

La construcción del acueducto se inició hacia el 50 d.C., para llevar las aguas a la poblacón de la Acebeda, situada a unos 18 Kilómetros de trayecto, para superar el vado del Río Clamores. Los ingenieros romanos construyeron una colosal  obra de ingienería de 183 metros de longitud. Dos filas de arcadas superpuestas se apoyan en 128 pilares, alcanzando una altura máxima de 28,5 metros. Tiene 167 arcos; comienza con 75 arcos sencillos en la carretera de la Granja, continua con 88 arcos dobles y termina junto al seminario con cuatro arcos sencillos.

acueducto

En el primer sector existen 36 arcos con una curva ojival diferente del resto. Se trata de una restauración ordenada por los Reyes Católicos para reparar los daños causados por los árabes cuando éstos se apoderaron de la ciudad en 1072 . Pero el mayor daño del acueducto se hizo entre 1929 y 1930 cuando el conducto de piedra del siglo XVI que transportaba el agua,  fue reemplazado por un canal de cemento. El monumento ha sido tratado para detener el denomonado “Mal de la piedra”, que amenazaba su futuro, cortando el tráfico por debajo de sus arcos.

Un largo silencio se extiende sobre la historia de Segovia desde la época romana hasta que Alfonso VI de Castilla comenzó a repoblarla. Surgió entonces la cuidad medieval en la que el románico dominó las construcciones religiosas. Se trata de un románico peculiar, marcadamente rural, caracterizado por su funcionalidad que se manifiesta en las galerías porticadas  y en las torres tan poderosas de los campanarios desde las que se convocaba a la comunidad. San Martín, San Justo, San Millán, San Juan de los Caballeros, San Esteban,….. son algunas de sus iglesias.

Un templo muy peculiar, situado en la otra orilla del río Eresma, es la preciosa iglesia de la Vera Cruz. De planta dodecagonal, tres de sus lados se abren a tres ábsides, uno central y dos menores colaterales. En el interior se alza un edificio también dodecagonal que se une a los muros mediante arcos fajores radiales que soportan una bóveda de medio cañón. El edificio consta de dos pisos; el primero con poca altura , en forma de cripta cubierta por bóveda de crucería y el segundo más alto, cubierta por bóveda sostenida por cuatro arcos paralelos que se cruzan. En medio su bloque de piedra rectangular que sirve de altar.

Dominando en esta maravillosa ciudad medieval, en la que se conservan mansiones nobles como la fortaleza  de la Torre de los Lozoya ( La catedral y el Alcazar) y la Casa de lo Picos.

La Catedral gótica, construida sobre una iglesia románica, destaca por su homogeneidad; de planta basical ,con tres naves y cabecera, su torre de 88 metros de altura se alza sobre los numerosos pináculos del templo.

El Alcazar, a cuyos pies esta el río Eresma y el Clamores, se asemeja a un gran buque de piedra, si se comtempla desde la confluencia de ambos ríos o un gran castillo de hadas, si se miran sus torrecillas puntiagudas que salpican su cubierta y la torre del homenage, rematada con torreones redondos.

Afortunados los segovianos, por esas maravillas. Nosotros lo podemos visitar; en una maravillosa excursión alojándonos en la casa rural “El Cabañón del Duratón”.
WWW.casaruralelcabanon.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *