San Frutos

La romería de San Frutos se ha celebrado el 25 de octubre.El acceso en coche se hace desde el pueblo de Villaseca, y aquí nos desviamos por un camino en buen estado, dejamos el coche a unos 500m de la Ermita.También podemos acceder hasta la ermita andando desde Burgomillodo, una ruta facil preciosa, marcada bordeando las espectaculares Hoces.

La ermita se encuentra en un paraje espectacular, como es el cañón del Río Duratón, en Carrascal de Río, en pleno Parque “Natural de las Hoces del Río Duratón”.Ubicada al borde del acantilado y en el remanso que se crea con el embalse de la cercana presa del Burgomillodo.

Según cuenta la tradición, en el S VII, San Frutos nació en Segovia (de donde es patrón), siendo muy joven y de acuerdo con sus hermanos, repartió entre los pobres todos sus bienes y decidió irse a un lugar donde estuviera en consonancia con la naturaleza y el cielo.

San Frutos y sus hermanos Valentín y Engracia, ocuparon unas cuevas cercanas para hacer oración.Se retiró para vivir santamente hasta su muerte a los 73 años.

Sus hermanos marcharon a Caballar, un pueblo cercano a Turégano, donde fueron captados por los moros y martirizados.Se conservan las cabezas en un relicario de Caballar.Cuando escasea la lluvia, el sacerdote sumerge dichas cabezas en el agua de la fuente, a este ritual lo llama mojadas.

Para acceder a la ermita, pasamos por un puente de piedra, que nos permite salvar la cuchillada de San Frutos, una gran grieta en la roca y cuajada la leyenda.Dicen que es fruto de la intervención de San Frutos para salvar a los cristianos que intentaban refugiarse en la ermita huyendo de los moros.El Santo no tuvo más que golpear con su bastón para que se abriera un abismo que dejó a salvo a los cristianos en la zona de la roca, denominada desde entonces “tierra santa”.

Una vez cruzado el puente pasamos por una cruz de hierrro forjada en un pedestal de piedra con siete llaves grabadas correspondientes a las siete puertas de Sepúlveda.A sí consideramos un número mágico al siete, ya que está muy cerca de la Cueva de los siete altares.

A la izquierda quedan los restos de las escaleras talladas en la roca que utilizaban los monjes para subir al Priorato.

Entramos en los restos de uno de los arcos que quedan del antiguo convento hasta llegar a la iglesia; consta de una sola nave de 8 metros.Bajo el altar hay un sillar “piedra del santo”, la tradición dice que si se dan tres vueltas (paso estrecho) se cura la hernia y con menos vueltas desaparecen los dolores.

También es costumbre el día de la romería coger un ramo de perejil en las inmediaciones de la ermita.

Este Santo parece favorecer a los cazadores de pájaros con liga, por lo que se le dió el sobrenombre de pajarero.El día del patón, el 25 de octubre, los cazadores impregnaban las ramas con liga utilizando el reclamo con jilgueros y verderones, que ese dia posaban li,piamente sobre el pegamento.

Cualquier momento es bueno para poder visitar esta maravilla y para ello que mejor que alojarse en “Casa Rural El Cabañón del Duratón” en San MIguel de Bernuy.

www.casaruralelcabanon.com

 

san frutos

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *